Qué es un servidor y para qué sirve

Existen muchas definiciones complejas y abstractas de lo que es un servidor, pero si tu aun no comprendes de qué se trata, un servidor es simplemente como un computador, solo que su propósito y características son distintas a las de un ordenador de mesa, pues los servidores están encargados del alojamiento y entrega de datos a otros ordenadores a los que podríamos llamar clientes. Esto se puede hacer a través de una red local o a través de Internet.

PC y Servidores

Es decir, las PC de escritorio están diseñadas para servir a personas individuales que utilizan aplicaciones individuales. Aunque una PC de escritorio permite tener dos aplicaciones abiertas a la vez (por ejemplo, Word y un navegador), la PC sólo trabaja en una tarea a la vez mientras la otra queda en espera. En contraste, los servidores ofrecen mayor capacidad de expansión cuando llega el momento de incrementar su desempeño.

Además, un servidor cuenta con la capacidad de almacenar grandes volúmenes de datos y copias de seguridad. Esta es una buena opción para quienes buscan la mejor relación capacidad de almacenamiento-precio, respaldada por discos potentes, durables y lo más importante, seguros.

Y cuando decimos que tiene características diferentes a un ordenador normal, es porque un servidor debe estar encendido todo el tiempo, así que su hardware está preparado para soportar la carga de trabajo y el almacenamiento continuo de información, sin embargo, existen otros tipos de servidores, como los webs, que cuentan con otro tipo de particularidades.

Le puede interesar

Cluster de servidores, qué es y cómo puede ayudar a tu empresa

Tipos de servidores

Existen muchísimos tipos de servidor según su función y su contenido. Estos son algunos de los tipos más comunes que podemos encontrar en el mercado:

Servidor web:

La tarea principal de un servidor web es la de guardar y organizar páginas web y entregarlas a clientes como navegadores web. La comunicación entre servidor (software) y cliente se basa en HTTP, es decir, en el protocolo de transferencia de hipertexto o en HTTPS. Por regla general, se transmiten documentos HTML y los elementos integrados en ellos, tales como imágenes, hojas de estilo o scripts.

Servidor de archivo:

Como lo explicamos antes, un servidor de archivos es un equipo responsable del almacenamiento y administración central de archivos de datos para que otros equipos de la misma red puedan acceder a ellos.

Si los usuarios obtienen los correspondientes permisos, pueden abrir las carpetas y archivos guardados en el servidor, así como consultarlos, modificarlos, eliminarlos o subir sus propios documentos.

Servidor de correo electrónico:

Un servidor de correo es una aplicación informática que tiene como objetivo, enviar, recibir y gestionar mensajes a través de las redes de transmisión de datos existentes, con el fin de que los usuarios puedan mantenerse comunicados con una velocidad muy superior a la que ofrecen otros medios de envío de documentos.

Servidor de base de datos:

Un servidor de base de datos, también conocido como database server o RDBMS es un tipo de software de servidor que permiten la organización de la información mediante el uso de tablas, índices y registros.

Los datos sirven para gestionar y administrar inmensas cantidades de información, como sucede en instituciones, universidades, empresas o bancos, que almacenan datos de usuarios/clientes tales como correos electrónicos, direcciones, ingresos, egresos, teléfonos, calificaciones, encuestas, etc.

Le puede interesar

¿Qué pasa si tu empresa no hace mantenimiento preventivo de los sistemas?

Servidor proxy:

Un servidor ‘proxy’ es una interfaz de comunicación que actúa como intermediaria entre dos sistemas informáticos, como el navegador de tu ordenador o móvil y la propia red de Internet.

Es decir, en su papel de intermediario, el servidor proxy recibe las solicitudes de red y las transmite a través de su propia dirección IP. Los servidores proxy se usan para filtrar la comunicación, para controlar el ancho de banda, para aumentar la disponibilidad a través del reparto de cargas, así como para guardar datos temporalmente.

En conclusión, si tu empresa está creciendo y albergas una cantidad de datos considerable, puedes adquirir un servidor para alojarlos y mantener un mayor control de las configuraciones. Esta decisión generalmente se toma cuando el alquiler de un hosting ya no es suficiente y es necesario para trabajar en proyectos que requieran mayor cantidad de recursos y controles más estrictos. Si es tu caso, contáctanos, te asesoraremos para que tu información se maneje de forma eficaz y segura.

Disete resuelve estos problemas en tu empresa y aseguramos la calidad de las comunicaciones y seguridad en la información. Contáctanos ya y te asesoramos

Call Now ButtonLlama ya!